En este instante…

Algunas veces es necesario desnudarse por completo, mudar de piel.  Despojarse de las palabras recuerdo, de las palabras negras, de las palabras rotas… Limpiarse las escamas de dolores antiguos y abrazar las piezas de nuestras almas fracturadas…

A veces es indipensable escuchar las oscuras nubes que se instalan en la memoria, dejarlas llover y evocar soles lejanos… Es imprescindible desecharlo todo y empezar de cero, aniquilar las dudas con certezas vigentes… Remodelar el mundo interior a nuestro antojo y cerrar ciclos, abrir ventanas, deshacer el tiempo y darle una nueva identidad al camino. Es imprescindible renovar los días y amar lo imposible.

Son estas manos con olor a tierra las que crean y destruyen, es esta alma la que se transforma en cada giro de la vida, con cada ciclo lunar… Es este momento lo único que existe, es este instante al que me aferro con toda la fuerza, es esta la vida misma manifestandose ante mis ojos…

blog

De luz y sombras…

… Mi vida es un constante comenzar de cero, un día eterno casi inexistente… Renacer con el sol y morir con cada ocaso…

Ya no distingo lo nuevo de lo antiguo, ni luces ni sombras, ya no se si soy yo el pálido reflejo que se desvanece lentamente en el espejo cada mañana, o si acaso soy la sombra circunspecta que se desliza silenciosa entre las paredes y las marquesinas del agrietado suelo…

¿Donde empieza mi luz? ¿Donde acaba mi sombra? ¿Donde esta ese mundo extraño que solía habitar? ¿Donde yace el alma que solía tener?…

No logro reconocerme en el ser que habita este caparazón de huesos y piel, mis ojos que eran fuego ahora son solo mustios ventanales desde los que observo el vacío… ¿Donde acaba mi luz? ¿Donde empieza mi sombra?

 

 

blog

Oscuro I…

Hay un monstruo que me acecha entre las sombras, me observa, me siente, me acompaña…

Un monstruo me persigue mientras corro despavorida entre los callejones sombrios de este laberinto tallado en mi cabeza a fuerza de lagrimas, dolores y miedos, me grita entre mis silencios, quema mi piel mientras lo ignoro, llena mi cabeza de ideas sombrias, casi nefastas…A veces es gris, a veces blanco o transparente, a veces se viste de colores pero sigue siendo el monstruo que me acecha…

Es un cumulo de duelos marchitos, de dolores recalcitrantes. A veces me alcanza y me atrapa, es entonces cuando atraviezo el miedo y lo observo a los ojos y veo a traves de ellos un enorme vacio, descubro el alma detras del monstruo, ese que me atrapa y me libera, me arma y me desarma, ese monstruo que abre llagas en mi piel para luego lamer mis heridas, ese monstruo que me unde en la más absurda miseria, en una apatía insondable colmada de lagrimas secas, y me lanza al vacio donde se rompen mis huesos y mi voluntad…

Hay un monstruo que me atrapa desde lo más profundo y me condena a la más fria soledad, al abismo inconmesurable de la duda… Hay un monstruo que me carcome los segundos… Ese monstruo que me aterroriza y al que nunca logro esquivar habita en mi, y con terror descubro que somos uno, que ese monstruo del que huyo despavorida soy yo,.. Y no hay escapatoria de uno mismo…

 

Esos extraños días grises…

A veces la tristeza aterriza torpemente sobre los tejados dejando caer sobre este empolvado suelo un poco de tiempo y ceniza, se cubren los rincones de sepulcrales silencios, mientras el ambiente se satura de un olor alcanfor, mustio, amargo…

A veces la tristeza se posa sobre los marcos grises de mis ventanas y un salitre distante en el aire trae consigo el olor de otros mares, de otras vidas, de otros sueños…

A veces me pierdo entre mis más funestas sombras, en el ardor de los rescoldos, mientras el eco de un suspiro se pierde sigilosamente entre las nubes y unos ojos humedos, circunspectos, observan impavidos la danza de una hoja seca que se aleja con el viento…

A veces el cansancio atiborra los anaqueles y un pequeño susurro impide llorar, a veces solo sueño, no me muevo, otras tantas veces quisiera volar…

 

20180409_055916.jpgChocó, Colombia.

Reflexión

Terrenales y etereos, bailamos entre cortinas de humo la macabra sinfonía del miedo… Y subir y bajar, y creer y olvidar…. Un poco angeles otro tanto demonios, viajamos a través de pasadizos rituales, de calavéricas flores, de noctambulos ardores, levantamos vuelo cuando el sol se ha postrado entre nubarrones de mar y alzamos la mirada hacia lo inalcanzable, pero olvidamos detalles básicos como limpiar las alas, remover el polvo del fracaso que se enreda entre sus plumas, dejamos acumular capas y mas capas de secretos duelos,…

Y allí estamos luego, perdidos entre nuestros propios designios, acobardados frente a los dioses que alimentamos y olvidamos ser… Y dejamos de estar, y olvidamos soñar… Rendidos nos entregamos al angustioso abandono de la cotidianidad, de la soberbia incomprendida, de los recuerdos homicidas de madrugadas…

Y nos asomamos a la ventana para descubrir una luna roja en medio del jardín, un jardín desolado casi desierto. ¿Has notado que hasta las flores se marcharon de tu lóbrego vergel? Solo una melancólica cigarra canta una única canción, la misma que dejaste de entender cuando decidiste clavar tu cabeza entre agónicas margaritas y cerrar los oidos a las palabras del viento…

Date la vuelta ahora!!!!! recrea de nuevo tu realidad!! Olvida tus viejas formas y recostruyete como quieras, retoma trazos antiguos de sagradas tierras y construye de nuevo todo lo que un día fue bello y se durmio al abrigo de los años y la desidia… No te abandones, no te perdones, retoma el camino que un día olvidaste por recorrer alfombras de niebla… Traza de nuevo un rumbo, pero esta vez no te des vuelta para ver lo que dejaste olvidado, aferrate a tu alma y lanzate al vacio, sin temor alguno, por que aunque profundo, ese vacio nunca sera tan mústio e insondable como el que has dejado entrar en tu cabeza por perseguir espejismos vanos…

 

IMG_2156.JPG

Breve…

Amo estos días grises, el agua que moja las plazas y recorre las callecitas empedradas… Amo esa lluvia impasible que rueda sobre las palabras marchitas, sobre los demonios que llevo encerrados… Amo esa lluvia que lava mis penas y me deja desnuda en el medio de esta nada…

Acá adentro se empañan los cristales y no logro ver con claridad más allá de mi ventana…

Acá adentro también llueve…

 

20180404_194857.jpg

Niebla…

Hoy amanecí cubierta de niebla, cubierta de polvo… Hoy la lluvia se desliza lenta entre los balcones, entre los sueños, entre las remotas grietas de las taciturnas horas…

Hoy unos ojos cansados recorren paisajes vacíos, mientras el alma silenciosa reposa sobre el hielo de la calle… Tan cerca de nada, tan ausente de mí, revoloteando en el anacronismo de mi propia existencia, silenciosa, casi marchita, abro los ojos pero sigo sin despertar, sumergida en este abisal mar que me consume…

¿Qué es esta pesadez que mi pecho alberga y mis ojos desconocen? ¿Qué nombre le debo dar a esta sensación sin nombre?

La tinta derramada, el café frio, la vida que pasa mientras yo, impasible, observo como las lineas en mi piel se hacen más profundas y el fulgor del alma más superficial…

Poco a poco van pereciendo las velas de mi noche oscura, dejando el acervo sinsabor en los labios, el amargo tacto del tiempo perdido, la sofocante congoja del aprendizaje a fuerza, el silencio omnipotente de hallarse perdido entre el estruendoso transitar de los segundos… Hoy soy la niebla que me consume… Hoy soy mi propia oscuridad…

 

 

Entre lo vivo y lo muerto…

El tacto suave de viejo maniquí acariciando el polvo vano de las horas, mientras con las yemas de tus dedos palpas insistente la mezclilla infame con que se viste el tedio de la vida… ¿A dónde yacen las cosas yertas?  ¿Los sueños que fenecen?, ¿las palabras vanas?…

¿Que distingue esta carne tibia de la gélida noche que cubre los panteones y los viejos silencios?… ¿Que diferencia a este cuerpo tibio (abandonado a la cotidiana levedad), del abyecto frio que repta en el fondo de las cosas sin alma?…

En la escarpada geografía de los sueños fracturados,  ¿Somos grieta que carcome o polvo impávido cayendo al abismo? ¿Que distingue la  recelosa oración del pecador recalcitrante, de la mirada abyecta de sus acerbos dioses? ¿Acaso somos segundos sin alma?, o quizás somos el ripio del alma de los segundos que se pierden en la desidia o en intentos vacuos… ¿Intentos?…  ¿Intentos de qué?  ¿Que es eso que tan vehementemente acechamos? ¿Qué es eso que nos consume asiduamente y nos sumerge en algo que ni siquiera reconocemos?

En este silencioso mausoleo de instantes perdidos… ¿Qué nos hace estar vivos?, ¿Qué nos diferencia de los muertos?…

 

 

Kos. Grecia. kos-atardecer

Un breve viaje a través de la memoria, en una taza de café (Parte 3 de 3)

Como lo prometido es deuda, esta es la última parte del post de 3 partes, esta parte es mas un resúmen de mi sentir que de los paisajes mismos (advierto en el preambulo para que no se me aburran por el camino jejeje)

…Ya apurada por que llevo bastante tiempo sentada acá, mientras recorro mentalmente algunos de los paisajes que conocí de mi bella tierra, sonrío, a veces se me arruga el corazón, a veces una nube negra se posa en mis ojos y las nubes precipitan lentamente, entonces vuelvo al café que hace rato dejó de ser humeante para volverse un yerto y frio liquido negro con una densa capa de residuos en su fondo (cuncho se le llama en Colombia a este residuo que queda en el fondo de la taza de café), entonces giro la taza como quien hace una mezcla en un tubo de ensayo y me tomo de un tirón el ultimo sorbo, incluyendo el amargo cuncho…

Mientras deleito este espeso y amargo ripio de café, miro el sol por la ventana y se ve tan distinto al sol tropical, incluso me parece como si un sol diferente alumbrara a cada pueblo, algunos soles parecen  iluminar, otros calientan y otros quizas solo queman… Recuerdo aromas de Jazmines en Cundinamarca y olor a chocolate en Bogotá; olor a melao, rumba en Cali, mientras la historia se desborda e inunda las callecitas de Villa de Leiva, las de Popayan; Recuerdo Neiva y su calor implacable, Santander y su cañon ardiente, y así, un montón de lugares tan diferentes entre si, tan bellos en su modo, tan entrañables, formando una colorida colcha de retazos culturales, musicales, gastronómicos, ecológicos, geológicos, geográficos, políticos… Una colcha de retazos que va desde las elevadas y blanquecinas puntas de las nieves perpetuas, bajando por los solemnes y nubosos páramos, atravesando bosques andinos, sub andinos, tropicales, bosques secos, bosques húmedos, desiertos, manglares,  pantanos, valles, ciénagas, estuarios, playas y un cúmulo  de ecosistemas que muchos ni siquiera saben que están en su país o quizás ni siquiera saben que existen, maravillosa naturaleza  que el trópico acaricia…

Volcanes como dioses se alzan sobre las cumbres mas altas bendiciendo a las tierras aledañas, tierras fértiles siempre vivas, mientras a su vez las condena  de vez en cuando a su furia repentina y a la ineptitud de un sistema que ignora a su gente. Podria  pasar horas tratando de describir cada pequeño retacito que recuerdo de Colombia, por que somos un edredon hecho con trocitos de tierras dispares, un pueblo de mil colores, de gente que se levanta y a veces recuerda que tiene voz, retazos que hablan de la lucha incesante de un pueblo que se levanta y cae, y vuelve a levantarse, como una historia ciega y circular, de una naturaleza que se abre paso a pesar del hombre y su inconmesurable avaricia (y estupidez), la historia de un pueblo  que a veces es ciego, otras es mudo, sordo, a veces ignorante…  Retazos de la historia de esta tierra que guarda los vestigios de sus muertos, una tierra pisoteada y humillada, ultrajada… Una tierra fértil hecha polvo,  un pueblo que ha olvidado a fuerza su historia, que ignora su pasado y desconoce su futuro (en el caso de que haya)… Pero no deja de ser hermoso en esencia… En la esperanza colectiva…

Extraordinarios aromas en mi memoria me traen mas imagenes, vienen en estampida  y ahora todo es confuso, no logro identificar a que sitio pertenece cada memoria… Y aunque ya es tarde (me dejó el tren por enésima vez) espero armar el rompecabezas de imágenes, olores y sitios pronto. Me gusta esta sensación,  es una sensación agridulce, amarga como la hiel, pero es inexpugnablemente bella, tan bella como la tierra misma que la inspira…

 

Como lo dije en un principio, hacía mucho rato no escribía y definitivamente sigo cruda, me faltan palabras para tanto que quiero contar, pero si me dan un tiempito, prometo mejorar 😀

 

 

Muchas gracias por tomarse el tiempo de leer el post :D, tambien un agradecimiento enorme (realmente no espere tanta receptividad y ayuda, que bello) a todas y cada una de las personas que tan amablemente colaboró en estos tres post con esas maravillosas fotos que me prestaron, realmente muchas gracias por su colaboración (hay muchas mas fotos que me enviaron ustedes y no use acá, no por que no me gustaran, si no por que quisiera usarlas en otros post que tengo en la cabeza).

Para los lectores que no están familiarizados con la jerga colombiana, he usado algunas palabras típicas, por lo tanto, acá dejo unas breves definiciones:

Melao: sustancia espesa color caramelo, producto de hervir durante largo tiempo el jugo de la caña de azúcar, se usa como endulzante en algunas zonas del país.

Rumba: fiesta, reunión social donde se baila y la ingesta de alcohol se desborda para algunos (la mayoría).

Cuncho: residuo de café que queda en el fondo de la taza.

Guio: clase de serpiente, anaconda.

Pitón: Serpiente constrictora

Madre de agua: Ser mitológico que vigila y cuida de los cuerpos de agua tomando la forma de algún animal acuatico. Este tipo de mito se encuentra en varios paises de Latinoamerica (Latinoamerica se escribe con “l” mayuscula o minúscula?).

Y como siempre, temas, preguntas, críticas o sugerencias, todas son bienvenidas!

Estas fotos las tomé en 2010 si la memoria no me falla, la primera formación se llama “La olleta” la segunda imagen es de uno de los pequeños hilos de agua que bajan de la parte alta y se encuentran en  el  Parque nacional natural Los Nevados, en la cordillera central andina de Colombia. (Todas las fotos aquí publicadas sin nombre de autor o referencia son mias, perdonarán la calidad de las fotos :D) 

 

Esta foto corresponde a uno de los paramos que ronda el Parque nacional natural Los Nevados, por la entrada que viene de Manizales. Tambien de 2010

param

Camilo Ariza me envío esta hermosa foto como colaboración del post. Mil gracias por este pedacito de llano! 
12966795_10207421163301126_1794347901_n
Bosque nublado en la zona de Manizales. 2009

poost

Montañas Risaraldenses y un poco más allá.2011

post

Cerros orientales, Bogotá. 2008
bta2
Anochecer Bogotano. 2007

bta

Marcha estudiantil en la Plaza de Bolivar, Bogotá. Tarde lluviosa de 2011 (creo, no me acuerdo bien)

bta3

 

%d bloggers like this: